-Ser gusano no es fácil –se dijo Chung Tzu. Uno tiene que estar siempre alerta para no ser presa de tanto pajarraco hambriento. Y luego las arañas, tejiendo su fina red por todas partes.

-Ser humano no es fácil –se dijo la mariposa. Estar atrapado en esta maraña de coches para poder llegar a la oficina, la calle tan llena de obras que ya no se sabe por dónde pisar y tener que soportar a tanto pico afilado durante ocho horas.

-Al fin y al cabo uno solo aspira a su trocito de planta y poder comer tranquilo sin que nadie lo moleste.

-Pero hay que aguantar para poder pagar la hipoteca y sobrevivir.

-Por suerte está el sueño de la crisálida y esperar la metamorfosis que me dé las alas para poder abandonar esta vida reptante.

-Algún día podré jubilarme y mandar todo al carajo.

-Me da un poco de miedo; quizás no sepa a dónde ir cuando pueda volar y seguramente acecharán nuevos peligros, las cosas no parecen ir mejor en el cielo.

-Tener que llegar a viejo para poder hacer lo que uno quiera…

Cuando Chung Tzu despertó, pensó que daba igual quién de los dos soñaba a quién.

Antonio Lino Rivero Chaparro.

Anuncios