Microrrelatos 4

3 comentarios

Cuatro microrrelatos de Raquel Romero Luján:

Entente cordiale

El flamboyán lucía ahora sus flores de verano: la estrella anaranjada de cinco puntas coronada por el trébol rojo de cuatro pétalos. Se hizo experta en su fisionomía de tanto barrerlas. Millones de arcos diminutos, amarillos o verdes, que hilvanaban sus hojas como abanicos de brisa en la copa se burlaban de ella desde el suelo durante el año. Es el precio que impone la sombra.

Dejó de barrer y se tumbó en la alfombra recién caída. ¿Para qué resistirse al caos?

De cómo Ícaro se convirtió en lunático

Nadie sabía que la verdadera pretensión de Ícaro era estar siempre bronceado. Volaba libre cerca del sol; temerario pero feliz, hasta que algún médico moderno le diagnosticó como tanoréxico. Ya no se arriesga a que se derritan sus alas. Solo se le permite tomar baños de luna. El único tono de piel que consigue es un frío metalizado; se le ve desdichado aunque tranquilo. Ahora todos le llaman lunático.

Fantasía umbrosa I

Nadie advirtió su presencia en la noche; es el inconveniente que tiene ser una sombra.

Fantasía umbrosa II

Cada día que pasaba aparecía un nuevo lunar en su cuerpo, hasta que al fin se transformó en una mancha uniforme. Ahora le dicen “La Sombra”.

Microrrelatos 3

Deja un comentario

Microrrelatos de Mariola Bautista:

Ganancias secundarias

Mientras descubría los ruidos de la noche, encontró los silencios del día.

De lo humano y lo divino

No me resistía a creer en la existencia de Dios. Ni a que Él mismo me castigaba por haberte engañado. No olvidé mis obligaciones como cristiana ni mis falsos rezos. Sí que olvidé amarte y respetarte hasta el fin. Ofrecí resistencia acerada a creer en tus perdones y por ello me arrepiento. Mejor creer en un hombre que en un Dios.

Quimera

Te pensaste caballero de reluciente armadura; yo siempre te supe bufón de jubón embarrado.

¿Evolución o Mutación?

En mañanas aciagas podía ocultar su condición donde nadie pudiera encontrarla. Aún por las tardes conseguía disimular. Sin embargo, al llegar la noche no había lugar donde esconderse.

Vida loca

Te agradezco, lobo, tus soplidos, la divertida compañía de mis hermanas, la piscina, el chalet y sobre todo, la condonación de la hipoteca.

Infinito

Un día mirarás por la ventana y contemplarás nada. Al otro lado solo el vacío de un paisaje que no existirá. A este lado vivirás el misterio de la  soledad infinita.

Microrrelatos 2

Deja un comentario

Algunos microrrelatos de Ana María Martín González:

Flemático

Le gustaba despojarse de todo antes de acostarse, por eso dormía desnudo; las preocupaciones las dejaba en el cajón de la mesilla.

 Dudosa costilla

¿Realmente tejía Penélope una bufanda para Ulises o era su ama mientras ella retozaba con Hermes?

De Sirenas

¿Habían sido los compañeros de Ulises quiénes extendieron la leyenda para quedarse en la isla y conseguir intimidad?

Alucinación

Nunca soñé con él, pero al despertarme su enorme cabeza descansaba en mi cama.

¡Alarma!

Atestado agente:

Apresamiento  Atanasio Alzola Almeriense, al atizar al avechucho Algimiro Aureliano.  Asesinarlo, acabar ajusticiándolo, alevosía, angustia ave.

 Autógrafo Agente

 Aureliano  Alpidio Adulfo.

Microrrelatos 1

Deja un comentario

Ahora que ya ha arrancado el Taller de Introducción, nos queda un ratito libre para ir colgando y exponiendo algunas de las prácticas surgidas, tanto el curso pasado como en los talleres de verano. Hoy y en los próximos días, irán apareciendo aquí. Elegiremos piezas muy breves, principalmente microrrelatos y pequeños ejercicios de estilo que dieron buenos resultados. Comenzamos con tres microrrelatos de Yanira Francés Robayna.

***

El padre, que a su avanzada edad lo tenía todo, se quedó sin nada cuando sus hijos decidieron volver.

***

Lavó la ropa en el río, pero ese día s  e     d     e         j
ó          l                                   l                       e                          v

a                                                                                               r      .

***
Y cuando Quijote deliraba en locura, miró a su alrededor y me vio a su lado.

Yanira Francés Robayna