Microrrelatos de Mariola Bautista:

Ganancias secundarias

Mientras descubría los ruidos de la noche, encontró los silencios del día.

De lo humano y lo divino

No me resistía a creer en la existencia de Dios. Ni a que Él mismo me castigaba por haberte engañado. No olvidé mis obligaciones como cristiana ni mis falsos rezos. Sí que olvidé amarte y respetarte hasta el fin. Ofrecí resistencia acerada a creer en tus perdones y por ello me arrepiento. Mejor creer en un hombre que en un Dios.

Quimera

Te pensaste caballero de reluciente armadura; yo siempre te supe bufón de jubón embarrado.

¿Evolución o Mutación?

En mañanas aciagas podía ocultar su condición donde nadie pudiera encontrarla. Aún por las tardes conseguía disimular. Sin embargo, al llegar la noche no había lugar donde esconderse.

Vida loca

Te agradezco, lobo, tus soplidos, la divertida compañía de mis hermanas, la piscina, el chalet y sobre todo, la condonación de la hipoteca.

Infinito

Un día mirarás por la ventana y contemplarás nada. Al otro lado solo el vacío de un paisaje que no existirá. A este lado vivirás el misterio de la  soledad infinita.

Anuncios